Dodot te cuenta cómo cuidar la zona del pañal

El primer bebé sacude y pone patas arriba la vida de los padres. No importa lo bien que te hayas preparado para ese momento, siempre surgirá alguna inseguridad fruto de la inexperiencia. Y una de ellas es cómo cuidar la zona del pañal de tu bebé. La marca de pañales Dodot es consciente de todas las dudas que surgen al respecto cuando el bebé aterriza en casa. Por eso ha creado las toallitas Dodot Activity, junto con una lista de consejos para que te conviertas en experta de pañales.

Para Dodot, cambiar correctamente los pañales de tu bebé tiene tanta importancia como alimentarle bien. Necesitas conocer los puntos básicos y aspectos fundamentales para mantener al niño seco y cómodo. De esta manera también evitarás infecciones o irritaciones como la dermatitis del pañal.

Dodot te guía para cambiar un pañal:

  • Lavarse las manos antes: Para evitar infecciones o transmitirle microbios asegúrate de tener las manos limpias antes de cambiarle el pañal a tu bebé.
  • Asegurarse de tener todo lo necesario: Antes de comenzar es necesario que tengas a tu alcance todo lo necesario para realizar el cambio de pañal. Es decir: el pañal limpio, una pomada protectora, y las toallitas húmedas.
  • No dejar solo al bebé: Nunca debes dejar a tu bebé a solas en la superficie donde lo cambias. Todos los bebés, incluso los recién nacidos, pueden moverse y llegar a caerse de donde están. Esto puede provocar accidentes, por eso es importante preparar todo lo necesario para el cambio antes de empezar. De esta manera evitarás tener que ausentarte para ir a buscar algo que te hayas olvidado.
  • Quitar el pañal sucio: Primero despega las cintas adhesivas y pégalas en el pañal de manera que el cuerpo del bebé quede fuera. Levanta las piernas de tu bebé cogiéndolas por los tobillos con una mano y situando el dedo índice entre los pies para que no choquen los tobillos. Con la mano libre quítale el pañal sucio y enrróllalo haciendo un paquete y usando los adhesivos para cerrarlo.
  • Limpiar el culito: Tanto como si solo está mojado como si hay una deposición, utiliza una toallita especial para bebés para limpiarle. Y no te olvides de limpiar también los pliegues de muslos y nalgas. Limpia de delante hacia atrás para no arrastrar microbios de la zona anal y así evitar infecciones. SI es necesario puedes aplicarle crema protectora pero evita que entre dentro de los genitales.
  • Poner el pañal limpio: Abre el pañal y extiéndelo bien para que las barreras anti-escapes estén bien colocadas. La parte de la espalda con las tiras adhesivas debe quedar a nivel del ombligo y tienes que deslizar la parte de los adhesivos por debajo del culito. La parte frontal tiene que pasar entre sus piernas y acabar colocada encima de su barriga. Sujeta con una mano el pañal para que no se mueva, pero no aprietes, y con la otra mano pega los adhesivos sobre los dibujos de delante.
  • Comprobar: Verifica que no haya quedado demasiado apretado, y que está bien colocado y ajustado. Lávate las manos al terminar.
dodot

Dodot recomienda seguir unos simples pasos para cambiar correctamente los pañales.

Evita las erupciones en la zona del pañal:

Prácticamente todos los bebés, desde su nacimiento hasta los 36 meses, sufren irritaciones en la zona del pañal ya que su piel es muy delicada.

¿Por qué aparecen sarpullidos o erupciones?

  • La humedad del pañal en la piel.
  • Las enzimas intestinales provenientes de las heces del bebé.
  • La combinación de las heces y la orina crea amoníaco.
  • Los pañales rígidos o una limpieza excesiva.

¿Cómo puedes prevenir las irritaciones y erupciones?

  • Cambiar el pañal con frecuencia: Suele ser necesario cambiar al bebé una media de ocho veces al día. Cuanto más seco esté el pañal, mejor.
  • Dejar al bebé un tiempo sin pañal: Puedes ponerle algunas horas sobre el cambiador encima de la cuna o la cama. Cúbrelo con una toalla por si hiciera pis mientras está sin pañal. Es conveniente hacerlo todos los días hasta que mejore la irritación.
  • Usar cremas con base óxido de zinc: Aplícasela después del cambio de pañal y depués del baño. Esta crema aisla la piel del contacto con la orina y las heces y calma las rojeces e irritaciones.
  • No frotar al limpiar: La piel debe quedar seca pero no frotes. Pasa la toalla dando toquecitos y fíjate en los pliegues de la piel.
  • Con agua o toallitas basta: Si quieres puedes usar gel emoliente sin jabón, pero con agua y una toalla, o toallitas para bebés, es suficiente.

Elige el pañal adecuado:

La elección del pañal correcto puede evitar reacciones como la dermatitis de pañal. Se trata de una irritación provocada por la rozadura del pañal en la piel del bebé, y se manifiesta con rojeces entre las nalgas y en la zona genital. Pueden aparecer pequeños granitos, hinchazón en la zona, y sensibilidad, que pueden extenderse a lo largo del área, incluso hasta el vientre y muslos del bebé.

Para acertar con el pañal para tu bebé existen una serie de factores que tener en cuenta:

  • Según el peso, la talla y la edad: Cada momento de crecimiento del bebé es distinto y tiene necesidades específicas. Si el pañal es muy grande se puede mover y provocar escapes. Y uno muy pequeño puede hacerle daño al bebé. La edad también influye ya que su alimentación cambia en los primeros meses de edad y su cuerpo va creciendo.
  • Según el movimiento: Los pañales deben adaptarse al bebé que empieza a gatear e incluso a caminar. Deben ofrecer libertad de movimiento.
  • Según la capacidad de absorción: La humedad es la principal causante de irritaciones y rojeces, por lo que elegir un pañal absorbente es clave. También debe tener barreras que protejan la piel de la humedad.
  • Según la suavidad: Existen pañales que tienen loción protectora que actúa como barrera frente a la humedad. Además la suavidad del tejido influye en las irritaciones cutáneas.

Cada bebé es distinto, así que desde Mujer Sana Hoy te recomendamos que pruebes varios pañales y observes cuál le funciona mejor a tu bebé. De esta manera podrás decidir el mejor pañal para la piel de tu hijo.

Comparte este post