Suavinex: el chupete relaja y ayuda a dormir

Según Suavinex, empresa líder en productos para bebés, ya en el vientre materno los fetos tienen la necesidad de chuparse el dedo. Esta succión permite que el bebé descargue tensión ya que hace que libere endorfinas. Por lo tanto, el chupete ayuda a relajar y tranquilizar al bebé, y puede ser de gran ayuda a la hora de dormirle.

De hecho, el uso del chupete se recomienda sobre todo para la noche y la hora de la siesta. Aunque si éste se cae o el bebé se lo quita mientras duerme, no debe ser reintroducido. Además, el chupete ayuda a prevenir la muerte súbita durante el sueño del bebé en su primer año de vida y evita que meta otros objetos fuente de infecciones en la boca.

Suavinex ofrece una serie de recomendaciones a las mamás para acertar con el chupete. Aunque parezca mentira, el mundo del chupete es bastante amplio y puede ser desconcertante de primeras.

Consejos Suavinex sobre chupetes:

  • Existen tres tipos de tetinas: la tetina anatómica, que imita la forma del pezón materno; la tetina fisiológica que es plana y simétrica para evitar ejercer demasiada presión en el paladar; la tetina redonda con forma voluminosa.
  • La tetina debe medir 33 milímetros como máximo y no debe contener nada en su interior.
  • El tamaño debe adaptarse a la edad del bebé, ya que su paladar cambia con el tiempo.
  • Existen dos tipos de materiales: el látex de caucho y la silicona médica. Esta última no absorbe olores ni sabores, y tampoco se deforma. Sin embargo, no es la más adecuada para aquellos a los que ya les han salido los dientes. El látex resiste mejor a los mordiscos y es más flexible. Además, la sensación de succión es más natural.
  • No pueden tener puntas o bordes cortantes.
  • No deben llevar partes desmontables, etiquetas o pegatinas.
  • El disco que sujeta la tetina debe ser grande para evitar que los niños puedan tragárselo, además de tener dos orificios para que pase el aire.

Uno de los chupetes Suavinex diseñado para la hora de dormir es el del doble pack “Night & Day” que propone un chupete para el día y otro distinto para la noche. El chupete específico para la noche incluye una anilla que se ilumina en la oscuridad tras haber estado sometida a luz previamente. El objetivo de esto es ayudar a los padres a encontrar el chupete por las noche si éste se ha caído. Este chupete de Suavinex busca evitar que el bebé se desvele al encender las luces para buscar el chupete. Si se despierta y empieza a llorar porque se le ha caído el chupete lo último que necesita es ser cegado por la luz.

Suavinex

El chupete “Night & Day” de Suavinex se ilumina en la oscuridad.

Este modelo imita el pezón materno y está diseñado para que no interfiera en el correcto desarrollo del paladar. Para comprar chupetes Suavinex tan solo hay que acudir a la farmacia más cercana o utilizar el servicio de farmacia online y esperar a recibirlo en casa cómodamente.

A parte de esta función luminosa, el chupete tiene una importante función en el sueño del bebé. Es habitual que el niño se quede dormido mientras está mamando. El problema aquí es cuando el bebé se despierta y no tiene ya le pecho de su madre; romperá a llorar  porque lo necesita para volverse a dormir. Aquí es cuando entra en juego el chupete y debe usarse como elemento que esté continuamente en los despertares para aportar calma, seguridad y estabilidad al bebé.

Consejos para dormir a tu bebé:

A parte del chupete, existen un par de trucos que ayudan a que tu bebé concilie el sueño.

  • Dormir en la misma habitación que el bebé: El objetivo es estar atenta a las señales de tu bebé; si tiene hambre o si hay que cambiarle. Además, si dejas todo cerca del bebé y tú también lo estás será más fácil ocuparte y perderás menos horas de sueño. Dormir en la misma habitación también es útil para prevenir el síndrome de muerte súbita.
  • Atender el llanto del bebé: Esto ayuda a calmarle, quitarle miedo y darle seguridad, calmar su hambre o identificar si le duele algo, o si hay que cambiarle.
  • Darle el pecho siempre que quiera: La OMS recomienda evitar darle el pecho con horarios, alarmas, y espaciando mucho las tomas. Según la Organización hay que darle tanto el pecho como el biberón a demanda para evitar que llegue a la noche con hambre.
  • Crea un ambiente propicio para el sueño: Tranquilízalo antes de acostarle, ambienta su habitación con luz suave o déjala totalmente a oscuras. Puedes bañarle justo antes y masajearle con aceites o cremas hidratantes para relajarle y ayudarle a conciliar el sueño.
  • Mecerlo o cantarle nanas puede ayudar: Todo lo que tenga un propósito relajante debe intentarse. Balancerale suavemente y monótonamente puede conseguir hacer que se duerma. Así como cantarle o ponerle música tranquila.

Sin embargo, también existen teorías y expertos reacios a inducir el sueño del bebé. Es el caso del método Estivell que plantea la teoría de que el bebé en el vientre materno se regula su propio sueño, por lo que los primeros meses de vida debe seguir con ese ritmo. Tan solo despertarse para comer y dormir 11 horas al día. El objetivo de este método es no alterar el sueño para conseguir que el bebé consiga dormirse solo.

Existen críticas al respecto ya que este método no recomienda intervenir tampoco cuando el bebé esté llorando. Algunos profesionales interpretan el llanto como la ansiedad del bebé o su manera de pedir algo y debe ser calmado. Es cierto que el bebé tras llorar un buen rato acaba durmiéndose por el propio agotamiento que supone. Pero lo único que aprende es que el llanto no sirve para nada, y no a dormirse solo.

Comparte este post