Recuerdos del cacerolazo

Recuerdos del cacerolazo

Diseño de joyas en épocas de crisis

 

Gabriela Horvat, una diseñadora de joyas de Buenos Aires, creó la línea "Cacerolas", que incluye aros, anillos, colgantes, prendedores, entre otras cosas, como un homenaje al cacerolazo, una protesta social que la clase media argentina realizó en 2001. Horvat habló con IMOW sobre su trabajo, su inspiración y cómo se vio afectada por la reciente crisis económica.

Por favor, habilite JavaScript y install Flash para ver videos
cacerola 3.mp4 [1.98MB]
Cacerola 3
Image
anillos en diferentes metales
anillo cacerola casamiento de metales Ver más grande >
Image
anillos en diferentes metales
anillo cacerola cuadrados Ver más grande >

En 2001, Argentina sufrió una debacle económica a nivel nacional. La creciente inflación, las caídas de las exportaciones, la enorme deuda externa, la alta desocupación y los líderes corruptos llevaron a una crisis económica que hizo que la clase media tuviera que enfrentar el desempleo y la rápida devaluación de sus activos. El gobierno, temiendo una corrida bancaria, impuso una medida, conocida como el corralito, que limitaba las extracciones bancarias a pequeñas sumas, lo que dejó a miles de personas sin acceso a su dinero. 

Como resultado, muchos argentinos tomaron las calles. La popular forma de protesta conocida como cacerolazo, la práctica de golpear ollas y cacerolas, era común, pero pronto dio lugar a protestas más violentas y destructivas, incluyendo disturbios que causaron varios muertos. Durante más de un año, los cacerolazos y otras manifestaciones eran cosa de todos los días, mientras la clase media argentina se sumergía en el desempleo y la pobreza. Con el tiempo, nuevos líderes políticos asumieron el poder y estabilizaron la economía, y la Argentina logró dar pasos enormes hacia la recuperación económica desde 2001. (Para más información, lea nuestro ensayo sobre la Argentina).

Sin embargo, la clase media no olvida. 

La artista argentina Gabriela Horvat se inspiró en la crisis económica y las protestas que tuvieron lugar a partir de ella para crear su línea de joyas "Cacerolas". Horvat usó metales como plata, cobre, bronce y níquel, que hacen ruido cuando se golpean unos contra otros, para replicar el omnipresente sonido de las cacerolas de la clase media que protestaba unida en las calles. 

Lo que sigue es una entrevista con Horvat sobre su trabajo, sobre cómo vivió la protesta y más.

IMOW: ¿Desde hace cuánto que se dedica al diseño de joyas?

GABRIELA HORVAT: Hago joyas desde hace más de nueve años. Vengo de una familia de artistas, y trabajé en gastronomía, alfarería y fotografía, pero descubrí la joyería cuando estudiaba diseño industrial en la universidad. Unos amigos me invitaron a un curso de joyería. Nunca pensé que me iba a gustar; no se me había ocurrido nunca trabajar como joyera.

IMOW: ¿Cómo vivió la crisis de la clase media en la Argentina?

HORVAT: El llamado corralito afectó a toda la clase media. Había un clima raro: gente con miedo, gente enojada, gente tratando de sobrevivir, todos sintiendo que estábamos en crisis otra vez.

Recuerdo que muchas noches me despertó el ruido de gente que lloraba, gritaba y protestaba. La gente gritaba: "¡Basta!"

La intención de esta colección era representar el clamor del pueblo, cuando en 2001 marchamos por las calles para reclamar lo que era nuestro. En ese momento, todo parecía energizado, lleno de esperanza, mágico. Nuestros corazones se habían despertado por una causa y todos nos levantamos para decir "¡Basta!".

IMOW: ¿Por qué decidió abordar la crisis de la clase media en sus joyas?

HORVAT: Los objetos que creo surgen del juego con distintos materiales, técnicas y recuerdos. Creo que ese momento fue tan potente que era natural que encontrase un lugar en mi trabajo.

IMOW: Las mujeres usan sus joyas más que los hombres. ¿Hay algún mensaje activista en la creación de joyas para mujeres?

HORVAT: No en particular. Quiero darle significado a mi trabajo, despertar los sentimientos de la gente, alertarlos y hacerlos sonreír. Sí realizo voluntariado y activismo trabajando con mujeres que no tienen empleo. Les enseño habilidades técnicas. Mis joyas además están hechas con materiales sostenibles y se inscriben en el comercio justo.

IMOW: ¿Cómo la afecta ahora la crisis económica?

HORVAT: Ahora tengo 32 años. En cierto modo, esta crisis fue la primera que me afectó siendo adulta. La gente en Argentina, especialmente en Buenos Aires, siempre mira afuera en busca de influencias, copia diseños de otros países, etc. Con la crisis, las posibilidades de viajar decrecieron, así que los diseñadores, entre otros, empezaron a ser más creativos año tras año y ya no buscaban inspiración afuera. 

Esta crisis, como pasa con muchas crisis, terminó con oportunidades.


Sobre la artista

Para más información, visite www.gabrielahorvat.com.

 

Translations by 101translations.com


Recomendado

1 personas recomiendan esto

Recomendado

Etiquetas:

No se encontraron etiquetas.




Comentarios (0)




Iniciar sesión



RSS