Mujeres indígenas en Oaxaca

Mujeres indígenas en Oaxaca

 

Las poblaciones indígenas, y especialmente las mujeres indígenas, suelen sufrir discriminación. La fotógrafa Lucero González apunta su lente a una comunidad de mujeres indígenas en Oaxaca, México, y explora cómo realizan contribuciones y prosperan, a pesar de la discriminación y las desventajas.
Please enable JavaScript and install Flash to view videos.

Fotografías de Lucero Gonzales

Aunque nací en Ciudad de México, pasé mi infancia en Oaxaca y me siento muy conectada con esa región. Vuelvo a Oaxaca todos los veranos. Es como un paraíso para mí y me encanta reconectarme con los indígenas que conocí cuando era niña a través de mi padre, un epidemiólogo que trabaja con la comunidad aborigen.

Ahora que soy adulta, trato de equilibrar mis dos profesiones: la de socióloga y la de fotógrafa. Quiero crear narraciones visuales que reflejen la condición de las mujeres en estas comunidades.
Mi enfoque es siempre el de la reciprocidad: yo aprendo de ellas y ellas aprenden de mí. Aunque hay diferencias de cultura, edad y ocupaciones, existe un puente entre mis sujetos y yo, porque somos mujeres. Por eso, tenemos luchas en común, así como también el deseo compartido de avanzar en la vida con dignidad y fortaleza.

Me honra presentar a estas mujeres mientras hacen su trabajo diario, ya sea tejer, lavar maíz que luego se convierte en comida para la familia, cantar o vender su cosecha. A través de mis fotografías espero poder contribuir a la generación de nuevas ideas en la gente que ayuden a cambiar sus corazones y mentes y mejoren la calidad de vida para las mujeres indígenas.


Nota editorial

Alrededor del 10 por ciento de la población mexicana, cerca de 12 millones de personas, son indígenas, y las mujeres son aproximadamente la mitad de esa población. Muchos no hablan español, sino su lengua originaria. (En México, se hablan 62 lenguas indígenas, incluyendo el náhuatl, el maya y el zapoteco). La población indígena se encuentran a lo largo de todo el país, pero es particularmente alta en áreas como Campeche, Hidalgo y Oaxaca.

Actualmente, Oaxaca es el segundo estado más pobre de México. Las dificultades económicas y la desigualdad social llevan a muchos hombres a dejar Oaxaca en busca de trabajo, y las mujeres se quedan atrás. Hay poco reconocimiento a la contribución que hacen las mujeres a la economía, aunque son participantes plenas, al trabajar tanto dentro como fuera del hogar.

En un área como Oaxaca que ya enfrenta dificultades económicas, la población indígena (y especialmente las mujeres) están en extrema desventaja. El nivel educativo entre la población indígena es mucho más bajo que el promedio nacional, y las mujeres indígenas tienen muchas probabilidades de tener menos educación que los hombres. De hecho, el 35 por ciento de las mujeres indígenas son analfabetas, comparado con el 20 por ciento de los hombres. La discriminación contra estas poblaciones es común y más frecuentemente debido a su incapacidad de hablar español, lo que lleva a la discriminación laboral en áreas de habla hispana. Además, tienen también una muy alta representación en los trabajos de bajos ingresos.

Las mujeres indígenas tienen más desventajas porque enfrentan una doble discriminación: por ser mujeres y también por ser indígenas. En su sociedad, las mujeres suelen enfrentar estructuras patriarcales como el machismo y el sexismo. La opresión y la violencia contra las mujeres indígenas son comunes, y afectan su libertad de tomar decisiones, su acceso a los recursos y su habilidad de movilizarse para la acción.

Sin embargo, hay organizaciones creadas específicamente para apoyar a las mujeres indígenas, incluyendo Protección a la Joven de Oaxaca, que ofrece vivienda segura, capacitación laboral, educación y un entorno de contención para las jóvenes indígenas provenientes de familias con pocos recursos económicos, y El Círculo de Mujeres A.C, una entidad sin fines de lucro que apoya a las mujeres propietarias de pequeñas empresas, promueve el liderazgo entre las mujeres y brinda programas de alfabetización para adultas.

Sobre la artista

Lucero González es fotógrafa y activista por los derechos de las mujeres. Nació por accidente en Ciudad de México en 1947, pero es más oaxaqueña que un tlayuda, un bocadillo tradicional de la región. Pasó su infancia en Oaxaca y aprendió los sabores, las texturas y los aromas de la ciudad. Siempre tuvo el corazón abierto a los derechos humanos de las mujeres, y esto junto con su pasión por las imágenes la llevaron a la fotografía y el activismo. Siempre observando, lee el cuerpo, un poderoso imán que da y atrae emociones. Empezó con desnudos, luego retratos y más tarde fotoperiodismo vinculado con el status social de las mujeres. La cámara es un instrumento de fuego para ella: una llave que le permite el ingreso a la vida de los otros, y viceversa. Actualmente, Lucero González es la directora del MUMA, el Museo de Mujeres Artistas Mexicanas.

 

Translations by 101translations.com


Recomendado

0 personas recomiendan esto

Recomendado

Etiquetas:

No se encontraron etiquetas.




Comentarios (0)




Iniciar sesión



RSS