Una crisis sobre otra crisis

Una crisis sobre otra crisis

Una especialista argentina habla sobre desigualdad, recuperación y trabajo femenino

 

Aunque las latinoamericanas han dado pasos hacia el progreso, lo han hecho estando restringidas por la continua desigualdad social. La actual crisis económica, dice la especialista Lidia Heller, es un obstáculo más que se debe superar, junto con las crisis estructurales ya existentes. Heller, autora, docente y miembro fundadora de la Red de Mujeres Latinoamericanas y del Caribe en Gestión de Organizaciones, habló con IMOW para explicar por qué la afluencia de mujeres latinoamericanas hacia el mercado laboral no fue tan buena como podría haber sido, y por qué las mujeres se están uniendo para capear la tormenta.

International Museum of Women: Comparado con el resto de América Latina, ¿cómo cree que la reciente crisis económica afectó a las mujeres en la Argentina? ¿Provocó más desigualdad de género en el país? 

Lidia Heller: Argentina tuvo su gran crisis en 2001. En ese momento, el desempleo masculino superaba los dos dígitos, así que más mujeres ingresaron al mercado informal para ganarse la vida, en trabajos como el doméstico. En general, muchas mujeres ingresan al mercado laboral por primera vez durante una crisis y siguen trabajando, pero esto no soluciona la división de género del trabajo en el hogar y la igualdad de género pierde relevancia durante las situaciones extremas. 

Además, la actual crisis económica se superpone con otras crisis ya existentes en América Latina, un fenómeno estructural que afecta en mayor medida a las mujeres. Pero frente a una crisis, las mujeres pobres están dispuestas a tomar cualquier trabajo que haya disponible, mientras que cuando la economía crece, se crean oportunidades laborales alternativas. La reciente crisis económica y financiera mundial confirma esta tendencia en la mayoría de los países de la región; por ejemplo, cuando la crisis golpeó los mercados de trabajo, hubo un aumento en la fuerza laboral femenina empleada en el trabajo doméstico informal.

IMOW: ¿Por qué un crecimiento en el trabajo doméstico?

LH: El análisis de la oferta y la demanda del servicio doméstico y su relación con la crisis económica mostró que la tercerización del trabajo doméstico es un síntoma de un problema basado en la desigualdad social entre hombres y mujeres. Las mujeres esencialmente llevan adelante una "doble jornada laboral", como empleadas domésticas remuneradas y haciendo el trabajo no pago de la casa al final del día.

IMOW: Además del empleo doméstico, en Argentina hay más mujeres que nunca antes con trabajos remunerados. ¿Por qué esto no las posiciona mejor para hacer frente a la crisis?

LH: Según datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el índice de participación de la fuerza laboral femenina subió en menos de tres décadas de poco más del 30 por ciento (1990) al 54 por ciento actual. Desde el punto de vista de la igualdad, las sociedades latinoamericanas simplemente no estaban preparadas para manejar de forma adecuada el flujo masivo de mujeres hacia el mercado laboral. Por ejemplo, más mujeres educadas se están incorporando al mercado laboral, pero siguen siendo subutilizadas y la "doble jornada laboral" les impide aprovechar nuevas oportunidades en el mercado del trabajo remunerado y tener una carrera.

Las políticas públicas no dieron cuenta de las nuevas necesidades surgidas de este fenómeno, y todavía no se produjo una redistribución y una democratización entre hombres y mujeres del trabajo doméstico y la provisión de atención en el hogar. La organización del trabajo y la vida en sociedad sigue estando basada en un modelo de familia con una mujer exclusivamente dedicada a funciones reproductivas y un varón proveedor.

La nueva realidad de Latinoamérica muestra que ese modelo es realmente una minoría en las familias argentinas actuales. La mayoría de las familias tienen dos proveedores de ingresos, y los hogares encabezados por mujeres constituyen un tercio de todos los hogares de la región y siguen aumentando.

IMOW: Parte de su experiencia se centra en mujeres en roles de gestión de negocios. ¿En qué medida crecieron las mujeres en posiciones gerenciales en Latinoamérica?

LH: Las mujeres alcanzaron niveles educativos que igualan o superan a los de los hombres, asumieron roles de liderazgo en diferentes modos y lograron superar barreras y desarrollar estrategias. Pero la tan ansiada igualdad a nivel de posiciones de directorios y altas gerencias hasta ahora no se vio.

Las mujeres en América Latina ocupan menos del 5 por ciento de los puestos de CEO en compañías grandes, según recientes estudios internacionales. Las compañías Fortune 500 de América Latina, solo 13 tienen una mujer como presidenta. Los intentos para explicar este fenómeno, así como las medidas para modificarlo, no tuvieron gran impacto en Latinoamérica durante la última década.

IMOW: Desde esta última crisis económica, ¿vio alguna tendencia nueva o sorprendente en cuanto a la participación económica de las mujeres?

LH: El fuerte crecimiento y la vitalidad de los movimientos de mujeres en la región son verdaderamente impresionantes. El movimiento está posibilitando el surgimiento de redes y alianzas entre mujeres para alentar y apoyar el desarrollo productivo en diferentes sectores. Estas alianzas están haciendo que sea más fácil para las mujeres entender los complejos requisitos para iniciar un negocio; por ejemplo, procedimientos burocráticos y acceso al crédito. Por otra parte, estas redes ayudan a expandir la mente de las empresarias para que vean más posibilidades de contribuir al mundo de los negocios, y promueven el compromiso social y el liderazgo efectivo.


Sobre Lidia Heller

Lidia Heller es doctora en administración de empresas por la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires. Dictó varios cursos especializados en las áreas de gerenciamiento femenino y planificación y desarrollo, e imparte frecuentes conferencias y talleres en temas relacionados con liderazgo, diversidad, poder y toma de decisiones, y desarrollo y planificación de carreras en varias instituciones académicas de la Argentina y el exterior, incluyendo México, Colombia, Chile y Suecia. Coordina el primer programa de aprendizaje en línea en gestión organizacional orientado al género. Es autora de varios libros, incluyendo Voces de mujeres y Nuevas voces del liderazgo: Dilemas y estrategias de las mujeres que trabajan.  También es miembro fundadora y coordinadora de la Red de Mujeres Latinoamericanas y del Caribe en Gestión de Organizaciones, que busca promover la igualdad en las relaciones de género en la región.

 

Translations by 101translations.com


Recomendado

0 personas recomiendan esto

Recomendado

Etiquetas:

No se encontraron etiquetas.




Comentarios (0)




Iniciar sesión



RSS