Ticas y la crisis económica

Ticas y la crisis económica

 

Nuevos estudios sugieren que en Costa Rica las mujeres se vieron mucho más afectadas que los hombres por la crisis económica mundial. El desempleo, la discriminación y el subregistro del trabajo son desafíos que enfrentan las costarricenses en esta recuperación, dice María Florez-Estrada, docente e investigadora de la Universidad de Costa Rica y coordinadora técnica de la Agenda Económica de las Mujeres de UNIFEM. En la siguiente entrevista, Florez-Estrada explica estos retos y comenta por qué, no obstante, ella es optimista respecto del futuro económico de las costarricenses.

International Museum of Women: ¿En qué medida la reciente crisis económica mundial afectó a las mujeres costarricenses?

Maria Florez-Estrada: La crisis económica tuvo mayor impacto sobre las mujeres que sobre los hombres en Costa Rica. Esto puede sostenerse claramente con el hecho de que en el país, después de la crisis, el desempleo entre las mujeres creció hasta casi el 10 por ciento (del 6,8 por ciento de 2008), mientras que entre los hombres alcanzó el 6,6 por ciento (del 6,2 por ciento en 2008). Para las costarricenses, esta fue una crisis dentro de la crisis permanente que ellas enfrentan debido a las desigualdades de género: hay una brecha de ingresos consistente para las mujeres, que ganan cerca de un 19 por ciento que los hombres debido a la discriminación, y la pobreza es más prevaleciente en aquellos hogares en los que las mujeres son las principales generadoras de ingresos.

La segmentación de las costarricenses en la fuerza laboral muestra que se concentran en ventas, en el empleo doméstico en casas privadas y en la industria. Los empleos de medio tiempo y los informales, en los que las mujeres no tienen seguridad social y en los cuales sus derechos no siempre se respetan, son más frecuentes en estos sectores.

IMOW: ¿Cree usted que las mujeres que trabajan en un sector particular sufrieron más que en otras áreas?

MFE: La desocupación afectó especialmente a mujeres que trabajaban en turismo y ventas, debido a la caída en la demanda extranjera, así como a las empleadas domésticas de hogares privadas, ya que, debido al aumento en la desocupación femenina, las mujeres podían quedarse en casa y ya no necesitaban ayuda externa para hacer las tareas domésticas. Las mujeres son las primeras en ser despedidas en épocas de gran desempleo, debido a la discriminación a favor del "principal" generador de ingresos, un rol que tradicionalmente corresponde a los varones.

IMOW: ¿Cómo es la situación actual para mujeres en áreas rurales? ¿La reciente crisis las afectó más que a los hombres?

MFE: La situación de las mujeres en áreas rurales es peor que en la ciudad en todos los aspectos: la brecha salarial es mayor, la carga total de trabajo remunerado y no remunerado es más alta y sus nivel educativo es más bajo. Además, las estadísticas subregistran mucho del trabajo de las mujeres rurales, porque, si bien crían animales en su casa para alimentar y mantener a su familia en épocas de desempleo, esto no se considera "trabajo". Más aun, una reciente investigación en la zona sur de Costa Rica descubrió que la mayor parte de la tierra y el patrimonio en las áreas rurales pertenece a los hombres, sea directamente o a través de cooperativas, que tienen regulaciones muy machistas.

IMOW: ¿Qué tipo de esfuerzos está realizando el gobierno costarricense para ayudar a las mujeres durante este período de recuperación económica? ¿Hay instituciones u organizaciones que trabajan por la igualdad de género en el ámbito laboral?

MFE: El gobierno no tiene una política laboral ni un fuerte compromiso contra la discriminación de género. En cuanto a la inversión extranjera, muchos de esos inversores no tienen en cuenta la discriminación; ellos solo apuntan a cómo aumentar la competitividad en términos económicos, y realmente no se preocupan por las mujeres como trabajadoras con derechos, sino como meros vehículos para garantizar la reproducción y la cualificación de la fuerza laboral (como madres, por ejemplo). La discriminación persiste, aun cuando Costa Rica tiene un Instituto Nacional de las Mujeres y hay muchas organizaciones de mujeres cuyo trabajo ayudó a crear una Política Nacional para la Igualdad de Género.

IMOW: ¿Cómo cree que Costa Rica, y especialmente sus mujeres, saldrá de la crisis? ¿Es una oportunidad para que ellas crezcan o solo otro revés en la igualdad?

MFE: Como resultado de mi propia investigación, creo que hay varias razones para ser optimistas. Las costarricenses alcanzaron el nivel de educación más alto en la historia y están participando mucho en el mercado laboral. Esto les permite tener un ingreso propio y las saca de las casas, para trabajar con otras mujeres. Entonces, más mujeres están hallando independencia y, al mismo tiempo, las activas organizaciones de mujeres del país siguen luchando por la igualdad. Así que hay muchas fuerzas que interactúan por el cambio, y esa es una razón para tener esperanza.


Sobre María Florez-Estrada

María Florez-Estrada es una experta en análisis feminista de la teoría económica, las políticas y la fuerza laboral. Es docente e investigadora de la Universidad de Costa Rica y escribió el libro Economía del género. El valor simbólico y económico de las mujeres. Florez-Estrada es además la coordinadora técnica costarricense del programa "Agenda Económica de las Mujeres" del Fondo de las Naciones Unidas para las Mujeres (UNIFEM).

 

Translations by 101translations.com


Recomendado

0 personas recomiendan esto

Recomendado

Etiquetas:

No se encontraron etiquetas.




Comentarios (0)




Iniciar sesión



RSS