Lecciones crediticias

Lecciones crediticias

Cómo el género, la raza y la clase afectan el tipo de préstamo que usted recibe

 

En junio de 2009, la National Council of Negro Women y la National Community Reinvestment Coalition se asociaron para elaborar un informe titulado "Assessing the Double Burden: Examining Racial and Gender Disparities in Mortgage Lending" ("Evaluación de la carga doble: examen de las disparidades raciales y de género en los préstamos hipotecarios"). El estudio explora las disparidades de raza y género en los créditos hipotecarios. El siguiente ensayo es una versión modificada de la carta de presentación del estudio, y está autorizada por la Dra. Avis Jones DeWeever, directora de investigaciones de National Council of Negro Women.

Image

"Assessing the Double Burden: Examining Racial and Gender Disparities in Mortgage Lending" de la National Council of Negro Women (junio de 2009)

Ver más grande >
Image
El informe descubre que las mujeres afroamericanas tienen más probabilidades de haber recibido préstamos de alto costo, cruzando tanto raza como género. Ver más grande >

La crisis económica de los Estados Unidos y el consiguiente declive en la economía global son el resultado final de una epidemia de ejecuciones hipotecarias que tiene sus raíces en muchos años de préstamos predatorios que tenían como objetivo las comunidades de color. Si bien con frecuencia se examinó el vínculo entre raza y crédito, se sabe poco de la interacción de raza y género en relación a las cuestiones críticas de acceso financiero justo e igualitario, y de un préstamo responsable y sostenible en el largo plazo. ¿Las disparidades de género en los créditos hipotecarios son tan descarnadas como anteriormente mostraron ser las disparidades raciales? ¿Las mujeres de color tienen experiencias apreciablemente diferentes en el crédito hipotecario que sus contrapartes blancas? ¿Y de qué manera las cuestiones de la clase tienen influencia en las experiencias de prestatarios de distintas razas y géneros? Esta investigación responde estas y otras preguntas clave examinando las experiencias de prestatarios negros, blancos y latinos, tanto hombres como mujeres, en las cien áreas metropolitanas más grandes de los Estados Unidos.

En última instancia, este informe halla que las experiencias de las mujeres en cuanto a los créditos hipotecarios no son monolíticas. En cambio, están fuertemente determinadas por raza, espacio y clase. Por ejemplo, probablemente una mujer afroamericana con ingresos medios a altos de Raleigh, Carolina del Norte, tenga un préstamo hipotecario muy diferente que una blanca en la misma situación y en la misma ciudad o una hispana de Washington. Sin embargo, en líneas generales, nuestro estudio revela un mayor riesgo de vulnerabilidad a préstamos de alto costo entre las mujeres de color, siendo las afroamericanas las que sufren el impacto más devastador.

Llamativamente, este trabajo descubre que en más de cuatro de cada cinco de las áreas metropolitanas examinadas, las afroamericanas de ingresos medios a altos tenían al menos el doble de probabilidades de recibir préstamos de alto costo que sus contrapartes blancas. De manera similar, las afroamericanas de ingresos bajos a moderados tenían al menos el doble de probabilidades de haber recibido préstamos de alto costo en más de dos tercios de las áreas metropolitanas examinadas. Esta abrumadora omnipresencia de las disparidades en los resultados de los créditos hipotecarios significa que las mujeres afroamericanas son el grupo demográfico con más probabilidades de haber recibido préstamos de alto costo, tanto en cuanto a raza como a género.

El informe también brinda datos sobre la representación de las mujeres entre todos los que tienen hipotecas. Estos hallazgos también cuentan una historia igualmente convincente: entre las mujeres de ingresos bajos a moderados, tanto las afroamericanas como las blancas tienen más probabilidades que sus contrapartes masculinos de haber recibido un préstamo hipotecario (65% y 52%, respectivamente). Sin embargo, entre las mujeres de ingresos medios a altos, solo las afroamericanas tenían esta distinción, representando poco más de la mitad (52%) de todos los préstamos para vivienda recibidos por personas afroamericanas de ingresos medios a altos. Así, en la comunidad negra como un todo, las mujeres tienen más probabilidades de tener una hipoteca. Las experiencias de las afroamericanas al respecto difieren dramáticamente de aquellas de las hispanas y blancas de ingresos medios a altos, ambas con menos del 40% (y en descenso) de todos los préstamos hipotecarios dentro de sus respectivas comunidades. Tanto las blancas como las hispanas sufrieron un descenso en su participación en los préstamos para viviendas en 2007 en comparación con 2006; mientras que las afroamericanas se mantuvieron estables durante el mismo período.

En conjunto, los hallazgos de la investigación cuentan una importante e intrigante historia; una que detalla los vínculos entre género, raza, clase y comunidad. Esta historia es clave para ayudarnos a entender mejor las disparidades de género y raciales/étnicas en los préstamos hipotecarios del sistema financiero estadounidense. Llega un momento en el que los sucesos hicieron especialmente difícil que la gente construyera riqueza, especialmente entre aquellos que solo recientemente habían tenido la oportunidad de forjar su propio camino hacia el sueño americano de la casa propia. Al igual que las comunidades de color tuvieron que luchar contra las políticas y prácticas discriminatorias a lo largo de la historia de este país solo para tener la oportunidad de la casa propia, también las mujeres tuvieron que pelear por el derecho a la propiedad. (De hecho, hasta hace solo alrededor de 40 años, a las mujeres no se les permitía adquirir propiedad como individuos). Para todos estos grupos especialmente, la crisis de vivienda/ejecución hipotecaria significó un golpe particularmente duro.

Para repuntar, es necesario entender dónde estamos parados para que podamos elaborar las estrategias más efectivas para salir adelante sin repetir errores pasados. Poner énfasis en las disparidades crediticias es clave en cualquier esfuerzo por ampliar el círculo de oportunidades para las comunidades de color y para desarrollar estrategias tanto a corto como a largo plazo para cerrar la brecha de género y raciales/étnicas en la inclusión financiera, la movilidad económica y la creación de riqueza para las mujeres y las familias de toda la nación.


Translations by 101translations.com


Recomendado

0 personas recomiendan esto

Recomendado



Comentarios (0)




Iniciar sesión



RSS