VOZ DE LA COMUNIDAD: Tráfico de personas

VOZ DE LA COMUNIDAD: Tráfico de personas

¿Dónde están nuestros derechos universales?

 

Entre el 28 y el 30 de noviembre, Mary Anne Zammit participó en representación del Partido Verde de Malta en una reunión de la red mediterránea organizada por los partidos verdes europeos en Nicosia, Chipre. Zammit presentó un trabajo sobre derechos humanos en países no pertenecientes a la Unión Europea que se centraba en la trata de personas, un problema común en la región de los Balcanes y el Mediterráneo. Este artículo está inspirado en esa presentación.

La violencia contra las mujeres es un problema complejo que afecta a sociedades de todo el globo. Una de esas formas de violencia es el tráfico de mujeres por parte de organizaciones criminales internacionales.

La trata de personas se está convirtiendo rápidamente en uno de los mayores desafíos del mundo occidental. Viola los derechos humanos fundamentales de las mujeres, más específicamente los artículos 3 y 4 de la Declaración Universal de Derechos Humanos:

Artículo 3: Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.

Artículo 4: Nadie estará sometido a esclavitud ni a servidumbre; la esclavitud y la trata de esclavos están prohibidas en todas sus formas.

La globalización económica aumentó el tráfico de mujeres desde países más pobres hacia países más ricos. El tráfico se hace legal o ilegalmente, y en la mayoría de los casos las mujeres terminan en el trabajo forzado y la prostitución. Las Naciones Unidas estiman que, cada año, se trafica globalmente alrededor de cuatro millones de personas, que incrementan las grandes ganancias de los grupos criminales.

El tráfico de seres humanos es un crimen organizado, y la mayoría de los traficantes están vinculados con la mafia u otros grupos criminales internacionales. Para combatir este tráfico, las Naciones Unidas propuso la nueva Convención contra el Crimen Organizado Transnacional en diciembre de 2000. Más tarde, se presentó el protocolo para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, especialmente de mujeres.

La globalización corporativa y la privatización en muchos países condujeron a una falta de oportunidades y condiciones de vida por debajo del estándar. Muchas mujeres se ven forzadas a dejar sus hogares con la esperanza de encontrar mejores empleos. La pobreza de las mujeres aumentó desde la caída de la Cortina de Hierro, con la transición económica en Europa Central y Europa del Este empujando a muchas mujeres a migrar a Europa Occidental en busca de trabajo.

Estas mujeres apelan a todos los recursos, incluyendo los avisos en los periódicos, y aceptan puestos como mucamas, obreras fabriles y bailarinas con la esperanza de una vida mejor. Pero las promesas no se cumplen. Lo que parece un trabajo apropiado y un contrato con un empleador legítimo resulta ser una introducción a la industria sexual, en la cual las mujeres se ven a sí mismas vendidas para la prostitución.

Ese es el caso de Olga, una ucraniana de 25 años. Olga respondió a un anuncio por un trabajo en Grecia como asistente en una tienda. Esperaba que el empleo le diera una mejor vida y una aventura satisfactoria. Pero, en cambio, la esperaba una experiencia horrorosa.

El día que se suponía que debía viajar, encontró a otra mujer con los organizadores que en teoría la llevarían a Grecia. En cambio, Olga y la otra mujer terminaron en Bosnia. Fueron llevadas de un auto a otro, cruzando territorios desconocidos, hasta que llegaron a un club.

Poco después, las mujeres fueron vendidas y obligadas a prostituirse. Si no cooperaban, serían vendidas otra vez a dueños más peligrosos. No las mantenían en cuartos sucios con instalaciones inadecuadas, pero estaban expuestas a enfermedades de transmisión sexual y lesiones graves.

La OIM (Organización Internacional para las Migraciones) informó sobre 420.000 mujeres traficadas desde Ucrania en los últimos años; entonces, la historia del abuso de Olga en manos de tratantes de personas es muy común en su país.

Para esta hermandad de trabajadoras sexuales forzadas de Ucrania, la violencia y las condiciones deplorables atenuaron la esperanza de prosperidad económica. Sin saberlo, mujeres como Olga terminaron como víctimas de la trata y obligadas a ingresar a la industria sexual a causa de amenazas y el ejercicio de la violencia. Esta promesa de una nueva vida en otro país y de un nuevo empleo lleva, en cambio, al ingreso forzado en la drogadicción, la prostitución, la pornografía, el matrimonio obligado y otros servicios sexuales.

Si son atrapados por la ley, estos tratantes enfrentan penas cada vez más duras. Para compensarlos por este riesgo, se les paga grandes sumas de dinero.

La esclavitud tiene considerables efectos traumáticos sobre el individuo. En la mayor parte de los casos, la población vulnerable es separada de su familia, expuesta a abuso físico y psicológico y confinada con comida y atención sanitaria inadecuadas.

Hay otras historias de mujeres que sabían desde el principio que iban a trabajar en la industria sexual como bailarinas en clubes nocturnos o como prostitutas. Sin embargo, como estas mujeres ingresaron ilegalmente a los países, fueron esclavizadas por sus traficantes, y tienen miedo de recurrir a las autoridades locales o a INTERPOL, la Organización Internacional de Policía Criminal. Las trabajadoras sexuales también fueron expuestas a violencia y condiciones de vida subestándar contra su voluntad.

La prostitución y la trata violan los derechos humanos de las mujeres y deben detenerse creando un diálogo con los países involucrados, así como también asegurando que se respeten la Declaración Universal de los Derechos Humanos y la democracia. Para prevenir la trata, debemos abordar las diferencias sociales y económicas que están llevando a la gente a aceptar ciegamente trabajos que no ofrecen más que falsas promesas.

Los países deben prestar especial atención a las mujeres que están sujetas a discriminación o están sufriendo violencia o explotación sexual. Necesitamos estructuras que apoyen la implementación de programas con perspectiva de género para ayudar y proteger a estas víctimas y para garantizar que el mercado laboral sea equitativo, efectivo y promueva medidas en beneficio de las familias.

Finalmente, en estos países no se puede lograr más desarrollo y respeto de las convenciones sobre derechos humanos a menos que se instaure algún tipo legislación para combatir estas organizaciones criminales. Cada estado debe acatar su obligación de ejercer la debida diligencia en el campo de la trata de personas. Estos países tienen el deber de identificar a los traficantes y a aquellos involucrados en el control y la explotación de las personas traficadas.


Translations by 101translations.com


Recomendado

0 personas recomiendan esto

Recomendado



Comentarios (3)


I agree with the author that it is crucial for countries to have more cooperation so that victims of human trafficking would not be afraid to turn to local police or INTERPOL. Immigration status must not create barriers for women who need help to escape from slavery. It is also important for countries to have harsher verification of employers who post job advertisements in order to prevent women from becoming victims of deceptive ads.
In addition, this article brings up a good point about corporate globalization and privatization, which do more harm than good. While corporate owners and executives privatize resources of developing countries and receive huge bonuses, poor women have less and less opportunities in their native countries and are forced to take a dangerous path to make a living.

Anosha Zereh-Misaghi
Anosha Zereh-Misaghi
Estados Unidos

this is one of the most horrible crimes of the 21st century, and the attention it is getting is not acceptable. it is a sad situation -we need to do more!

Little Angel
Nigeria

Human trafficking kills the soul of any woman, it's evil and shows less humanity in man. This needs to be stamped out and women be protected more because a world without that truthful feminine touch is not one without females but, one that lacks the full touch of humanity. Protecting women is protecting the future of the world and the hope of a better tomorrow



Iniciar sesión



RSS