Día Internacional de la Niña contra la mutilación genital

Todos los 11 de octubre se celebra el Día Internacional de la Niña con el objetivo de denunciar las desigualdades que sigue sufriendo este colectivo en 2016 en todo el mundo.

Un estudio de la ONG Plan Internacional denuncia que las niñas son el grupo que sufre la mayor exclusión en todo el mundo, enfrentándose a la violencia y discriminación tan solo por ser mujeres y jóvenes. Millones de niñas están desprotegidas de la violencia y una de las agresiones más brutales que se comete aún en muchos continentes hacia su salud y bienestar es la mutilación genital femenina.

Con razón del Día Internacional de la Niña, Plan Internacional ha creado la campaña “Por Ser Niña” en la cual denuncia esta práctica y aporta ciertos datos aterradores sobre la mutilación a nivel mundial.

día internacional de la niña

Campaña de la ONG Plan Internacional con razón del Día Internacional de la Niña y en contra de la mutilación genital.

¿Qué es la mutilación genital femenina?

El Día Internacional de la Niña debe ayudar a dar a conocer estas prácticas que se dan casi todos los días en el mundo. Sin embargo, no debe ser el único día en el que nos acordemos de las niñas.

Según la ONG se trata de una práctica tradicional que supone una violación de los derechos humano y una forma de violencia contra las niñas. Se trata de la extirpación total o parcial de los genitales femeninos tanto a mujeres jóvenes como a niñas por razones que no son médicas. Se lleva a cabo entre la infancia y los 15 años y es una práctica habitual en diversos grupos religiosos como los cristianos, los musulmanes o los animistas, aunque ninguna religión contempla la mutilación genital femenina como obligatoria. Esta práctica no entiende ni de niveles educativos ni de clases sociales y las consecuencias sanitarias son catastróficas pudiendo provocar infertilidad, infecciones, e incluso la muerte.

¿Por qué se practica?

Esta práctica se debe a normas culturales y patrones que están profundamente arraigados. Se suele atribuir a un requisito religioso, sin embargo la mutilación genital femenina se remonta a antes de la aparición de las grandes religiones y no aparece como requisito en ningún texto religioso. En las culturas en las que se practica existe la creencia de que es necesaria para obtener un buen matrimonio. Aquellas niñas que no son sometidas a la mutilación son consideradas sucias y promiscuas lo que les impide casarse. Se vincula la mutilación a la pureza, a la moral estricta y a la limpieza, y estos factores hacen que se siga practicando. Si es cierto que la presión social alrededor de esta practica es muy grande, una mujer bien informada acerca de la mutilación jamás sometería a una hija a la mutilación. La educación y la información son esenciales para poner freno a este proceso.

¿Qué consecuencias tiene en la salud?

La mutilación genital femenina provoca daños que ponen en riesgo la vida de las víctimas, y acarrea traumas tanto físicos como psicológicos.

  • Infección o muerte: La muerte tras una mutilación genital femenina se da como resultado de una hemorragia durante el proceso o justo después. También provocan la muerte infecciones como el tétanos que aparecen semanas después de la mutilación. Las condiciones en las que se realizan las mutilaciones son de gran peligro: las mujeres que llevan a cabo el procedimiento no tienen formación, el lugar no está esterilizado, y los instrumentos que se usan pueden ser tijeras, cuchillas de afeitar o incluso cristales rotos. Esto provoca que las niñas sufran infecciones muy dolorosas.
  • Más probabilidad de sufrir complicaciones en el parto: La mutilación causa muchos daños en el sistema reproductivo de la mujer lo que hace que aumenten las posibilidades de que haya complicaciones durante el parto. Las mujeres que han sufrido este procedimiento tienen más probabilidades de que el bebé nazca muerto y el doble de probabilidades de ellas morir durante el parto.
  • Disfunción sexual: La mutilación genera un trauma que causa dolores durante las relaciones sexuales para la mujer, así como efectos psicosexuales.
  • Aumenta la probabilidad de sufrir infecciones de por vida: Aquellas mujeres que han sido sometidas a este proceso son más propensas a sufrir infecciones uterinas, vaginales y pélvicas durante toda su vida.
  • Importante daño psicológico: El 46% de las mujeres víctimas de la mutilación desarrollan problemas de ansiedad, y el 78% sufre episodios de horror y miedo intenso mucho tiempo después del procedimiento.

Datos mundiales en el Día Internacional de la Niña:

El Día Internacional de la Niña tiene mucha importancia para concienciar e informar sobre lo que pasa alrededor del mundo, ya que a pesar de que en muchos países la la mutilación es ilegal se sigue practicando de forma secreta, por lo que las niñas siguen en riesgo de sufrirla. Es el caso de Somalia dónde es ilegal pero existe una incidencia del 97%. Además las leyes no son efectivas y no suelen juzgarse estos actos.

  • Más de 140 millones de niñas han sufrido mutilación genital en todo el mundo.
  • Tan solo en África existen 101 millones de niñas mayores de 10 años a las que se les ha practicado la mutilación.
  • Tres millones de niñas están en riesgo de ser sometidas a la mutilación al año en África.
  • Son 50.000 las niñas que mueren cada año debido a problemas durante la gestación o el parto.
  • La mortalidad infantil es un 50% mayor cuando las madres son menores de 20 años.
  • Se dan más o menos 1.2 millones de embarazos no planificados al año en adolescentes.
  • La OMS advierte que 1/3 de las mujeres experimentan violencia de género en algún momento de su vida por parte de su entorno personal.
  • La mitad de las agresiones sexuales a nivel mundial se dan en niñas menores de 16 años.
  • Alrededor de un 50% de las niñas afirman que no tienen, nunca o raramente, la oportunidad de decidir si quedarse embarazadas.
  • Por año de educación por parte de una madre se reduce la posibilidad de mortalidad infantil de los hijos entre un 5 y un 10 por ciento.
  • Unas 14 millones de niñas se casan cada año por obligación. Son casi 39.000 las que se casan al día. Esto significa que cada dos segundos se obliga a una niña a casarse. 14% de las niñas procedentes de países en desarrollo se casan antes de los 15 años de edad. Algunas tan solo tienen 5 años.

Comparte este post