Todas las claves para tener una buena salud sexual

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud sexual como un estado de bienestar mental, físico y social relacionado con la sexualidad. Es necesario un enfoque positivo y desde el respeto de las relaciones sexuales y de la sexualidad, además la OMS señala la importancia de tener experiencias sexuales seguras y placenteras, que estén libres de coacción, violencia y discriminación.

Consejos para tener una vida sexual satisfactoria:

  • Llevar una vida sana: Los hábitos saludables con fundamentales para una salud sexual inmejorable. Algunos elementos básico para esto consisten en dormir bien, tener una dieta equilibrada y practicar ejercicio físico a diario. Estos factores predisponen y mejoran la capacidad sexual. Los expertos aseguran que la disfunción eréctil tiene que ver por el exceso de peso en seis de cada diez hombres. Además, el sobrepeso tanto en hombres como en mujeres provoca que la persona no se sienta deseable y esto provocará un rechazo a un encuentro sexual.
  • No hay edad para el sexo: Los problemas de una sexualidad saludable no son cuestión de edad y practicar sexo no está reservado únicamente a los jóvenes. Las dificultades aparecen a cualquier edad, al igual que el apetito sexual.
  • La pareja como apoyo: La comunicación es la primera solución cuando se tiene algún problema de salud sexual. Hablarlo con la pareja ayuda a afrontarlo más fácilmente.
  • No ignores los síntomas: Existen muchas personas con dificultades sexuales a las que nunca se les diagnostica el problema por pasividad o desconocimiento de quien lo padece. A cualquier signo de disfunción sexual no dudes en consultar a un especialista. La salud siempre es lo primero.
  • Deja la vergüenza a un lado: La dificultad sexual puede tener su origen en una causa orgánica o psicológica, por lo que deben tratarse como cualquier otro problema médico. Para los más vergonzosos existen consultas por Internet a través de plataformas como la farmacia online.
  • Una vida sexual activa pero segura: Una sexualidad saludable no se basa solo en no padecer ningún problema sexual. Es necesario conocer bien su cuerpo y experimentar deseo e intimidad con la pareja. Además, para una salud sexual plena se debe mantener relaciones sexuales con protección y respetando la higiene. Por ejemplo, es recomendable orinar después de haber mantenido relaciones.
salud sexual

La relación de pareja es esencial para una buena salud sexual.

Hábitos para una mejor salud sexual:

El ritmo de vida que llevamos hoy en día no favorece la dedicación a la pareja. Por eso hay que trabajar y poner de nuestra parte para llevar una vida sexual saludable. Os dejamos algunos consejos para potenciar una sexualidad sana.

  • Practicar deporte a menudo: El ejercicio físico aporta una mejoría emocional a las personas lo que provoca un estado de satisfacción y bienestar que ayuda a aumentar la libido. El deporte también mejora la condición física y esto siempre es un punto a favor para las relaciones sexuales. La natación, por ejemplo, fortalece el tono del suelo pélvico en mujeres, esto ayudará a evitar disfunciones sexuales. El pilates también se aconseja pero solo en el caso de que no haya problemas del suelo pélvico.
  • Dejar de fumar: El tabaco influye sobre todo en los hombres y en la función eréctil. Afecta a los flujos sanguíneos del pene y adelanta el envejecimiento de las arterias.
  • Llevar una dieta equilibrada: Las grasas saturadas también afectan al correcto funcionamiento sexual del hombre y su salud. Hace que la concentración de espermatozoides sea mayor.
  • Practicar sexo seguro y sin riesgos: Las relaciones sexuales negligentes suponen un riesgo para la salud de quienes las practican. Los anticonceptivos previenen embarazos no planificados así como enfermedades de transmisión sexual (ITS) . El preservativo es el único medio que protege de las ITS.
  • Evitar el estrés: Afecta a la salud sexual ya que disminuye el deseo sexual. Se recomienda hacer ejercicios de respiración, meditación y de relajación muscular.
  • Combatir las relaciones tóxicas: Una relación debe darse entre iguales, que haya consentimiento mutuo, y no exista presión, violencia o chantaje. Hay que saber desvincularse de la otra persona de la misma manera que tiene que existir afecto y ternura.
  • Informarse: Una falta de información acerca de la sexualidad y el cuerpo puede afectar a la salud sexual. Es necesaria una educación para conocer los riesgos y métodos para evitarlos, y saber qué es una relación sana.
  • Conocerse y comunicarse: Es importante ser conscientes del cuerpo, saber quererse a uno mismo, valorarse y aceptar las peculiaridades de cada uno. Cuanta más comunicación haya en la pareja menos problemas sexuales habrá entre ellos.

La satisfacción sexual, parte esencial para una sexualidad saludable:

Tener una satisfacción sexual correcta influye en el bienestar y la calidad de vida de las personas. Gozar de buena salud es esencial para experimentar satisfacción sexual que a su vez es fundamental para una salud sexual en condiciones.

La salud psicológica es un factor determinante a la hora de tener una mayor satisfacción sexual. Enfermedades como la depresión afectan a la vida general e influyen en las relaciones. Además los fármacos suelen disminuir el deseo sexual en las mujeres.

El factor que más influye es el tipo de relación de pareja que se tiene. Los casados tienen menos satisfacción que los novios, y puede deberse al tiempo que se lleva juntos y a la rutina y aburrimiento.

El nivel de estudios de las personas también afecta la satisfacción sexual. Aquellos con más estudios tienden a tener una mayor satisfacción, quizás porque tiene un mayor conocimiento de la sexualidad, así como una actitud más positiva sin mitos ni prejuicios.

La salud es muy importante, por ello las personas mayores tienen menos satisfacción ya que su salud está más afectada. Sin embargo no significa que las personas mayores no tengan relaciones satisfactorias.

Comparte este post