La máscara térmica Estila cuida tus párpados

La marca Estila, creada por la farmacéutica Angelini especializada en Oftalmología, ofrece una máscara térmica para el cuidado palpebral. Este producto sanitario se usa para la disfunción de las glándulas que se sitúan en los párpados, llamadas Meibomio.

La Disfunción de las Glándulas de Meibomo (DGM) es una de las enfermedades del ojo que provoca orzuelos y sequedad ocular, entre otros problemas. Desde Estila han determinado que para tratar esta patología se debe aplicar calor al párpado y después hacer un masaje palpebral.

El calor ayuda a que las secreciones obstruidas en las glándulas de los párpados se fluidifiquen. Tras la aplicación de calor, el masaje ayuda a que las secreciones fluidificadas se liberen. Esta máscara de Estila tiene más de 200 usos y es la solución más cómoda para las personas que padecen DGM.

estila

La máscara térmica de Estila combate la Disfunción de las Glándulas de Meibomo.

¿Cómo cuidar tu salud visual?

Uno de los pasos más sencillos para tener unos ojos sanos es cuidar la alimentación. Existen una serie de alimentos que contienen minerales y vitaminas beneficiosos para tu salud visual. Tanto la vitamina A, como los alimentos que contengan antioxidantes, vitaminas C y E, luteína, zinc, ácidos grasos omega 3 y zeaxantina, son buenos para los ojos y su bienestar.

La correcta alimentación e hidratación, así como deshacerse del alcohol y el tabaco, ayudan a prevenir y mantener la salud visual.

  • Consumir hojas verdes: Alimentos como las espinacas, el brócoli, la col, las acelgas y los berros, contienen grandes cantidades de zeaxantina y luteína. Éstos son pigmentos carotenoides situados en el centro de la retina. Nos permiten disfrutar de una visión de alta definición gracias a la gran densidad de fotoreceptores. Cumplen con una función antioxidante y de esta manera evitan que los radicales libres dañen los tejidos oculares.
  • Alimentos con Omega 3: El pescado es una gran fuente de omega 3, sobre todo el salmón, el atún, las sardinas y la trucha. Estos ácido grasos son buenos para que la parte central de la retina (llamada mácula) no se inflame ni degenere. También ayudan a combatir la sequedad ocular que suele darse en las mujeres que sufren de trastornos hormonales.
  • La vitamina C: Se encuentra sobre todo en los alimentos cítricos, así como en la guayaba, las fresas, los pimientos o el brócoli. Es un antioxidante que ayuda a reducir cualquier daño que pueda sufrir la mácula por culpa de la oxidación.
  • La vitamina E: La encontramos en las almendras, en las semillas de girasol o en el germen de trigo. Actúa también como antioxidante y protege a las células del daño que causan los radicales libres.
  • Añade zinc a tu alimentación: Las semillas de calabaza, las ostras, los cacahuetes, las lentejas y el ajo son algunos de los alimentos ricos en zinc. Este nutriente es fundamental para que el organismo transporte, absorba, y utilice la vitamina A. Su deficiencia puede causar ceguera nocturna o que el ojo no sea capaz de adaptarse a la oscuridad.
  • Antocianinas, selenio y flavonoides: Estos elementos están relacionados con los problemas oculares. El selenio es un antioxidante que se encuentra en las ostras, el pescado y las nueces. Las antocianinas están en alimentos como las fresas, moras, cerezas y frambuesas. Mientras que los flavanoides se encuentran en el chocolate.

Información sobre los ojos:

La función del ojo es transformar en impulsos eléctricos los rayos luminosos que proceden de aquellos objetos que se encuentran en el mundo exterior, y conducirlos al cerebro. La mitad de la información recibida del entorno nos llega a través de nuestros ojos.

¿Cómo funciona el ojo?

La luz entra en el ojo y ésta atraviesa la córnea. Esta parte transparente y externa del ojo hace es curva, por lo que los rayos al pasar por ella se desvían para que la luz pase hasta el cristalino desde la pupila. La cantidad de luz que entra está regulada por el iris y los músculos ciliares que hacen que la pupila, al estar expuesta a la luz excesiva o insuficiente, se contraiga o dilate.

El ojo se compone de:

  • La córnea.
  • El iris.
  • La pupila.
  • El cristalino.
  • La retina.
  • El nervio óptico.
  • El lóbulo occipital.
estila

Estructura del ojo.

En definitiva, la luz al entrar impacta sobre el cristalino que hace que se refracte y alcance la retina. La luz es convertida en energía eléctrica por la retina y de ahí pasa al tronco encefálico a través del nervio óptico hasta llegar al lóbulo occipital y convertirse en imagen.

Enfermedades del ojo:

  • Cataratas: Es como si el cristalino tuviera una nube que se crea cuando se aglutinan las proteínas en esta zona.
  • Glaucoma: La presión intraocular daña al nervio óptico y esto provoca el glaucoma.
  • Degeneración macular: Su característica principal es la pérdida de visión central causada por el daño en la mácula.
  • Retinopatía diabética: En este caso crecen de manera anormal los vasos sanguíneos y afecta a los diabéticos. Puede provocar el desprencimiento de retina y la consecuente ceguera.

Productos oculares de Estila:

Estila se centra en el cuidado palpebral para evitar y prevenir enfermedades e infecciones oculares. Sus productos pueden comprarse tanto en farmacias tradicionales como a través del servicio de farmacia online.

  • Estila toallitas: Especialmente creadas para la limpieza de los párpados, pestañas y el borde palpebral. Se puede usar durante algún proceso infeccioso o inflamatorio, como los orzuelos, o para el cuidad tras una intervención quirúrgica.
  • Estila Meibopatch: La máscara térmica está pensada para la Disfunción de las Glándulas de Meibomo.
  • Estila Neolid: Es una crema reparadora para cuidar el párpado tras alguna intervención quirúrgica.

Comparte este post