ORGANIZACIÓN

La CEDAW en San Francisco

De los derechos humanos internacionales a las políticas locales

La ciudad de San Francisco es notoria por romper el molde político de los Estados Unidos. Y cuando se trata de la organización de las mujeres, la tendencia no es diferente. En 1998, San Francisco se transformó en la primera municipalidad en adoptar la CEDAW (Convención para la eliminación de todas las formas de discriminación contra las mujeres). Esta declaración de derechos humanos de las Naciones Unidas fue ratificada por 185 países de todo el mundo, pero no por el propio gobierno federal de San Francisco. El International Museum of Women, que tiene sede en San Francisco, mira cómo una ciudad poco ortodoxa está atrayendo la atención del mundo al trascender sus propias fronteras nacionales y convertir la CEDAW en políticas que mejoran la vida de las mujeres.

Image
Chronicle/ Michael Macor
La jefa de bomberos de San Francisco Joanne Hayes-White, la directora de puertos Monique Moyer y la jefa de policía Heather Fong conducen los puestos de más alto presupuesto y de mayor emergencia de la ciudad.
Ver más grande >
Image
Peter Craig

¿Qué es la CEDAW?

La CEDAW es el más importante tratado de la ONU que aborda la discriminación basada en el sexo. Define la discriminación como:

"Cualquier distinción, exclusión o restricción hecha sobre la base del sexo... en lo político, económico, social, cultural, civil o cualquier otro campo".

Redactada por la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer de la ONU y adoptada por la Asamblea General de la ONU en 1979, la declaración contiene 30 artículos que cubren desde derechos al voto, propiedad de tierra y responsabilidad compartida del cuidado de los hijos hasta acceso a la educación para las niñas y salud materna.

Estados Unidos, Irán, Somalia y Sudán están entre los pocos países que aún no han ratificado la declaración de las mujeres. Aunque el ex presidente estadounidense Jimmy Carter firmó la CEDAW en 1980, hasta 2008 la ratificación oficial del tratado todavía no fue sometida al voto en el Senado de los Estados Unidos.

"En Estados Unidos, no usamos la CEDAW porque pienso que erróneamente creemos que nuestra Constitución y los derechos civiles cubren todas las problemáticas. Pero los derechos civiles no tratan los problemas que afectan las mujeres como lo hacen los derechos humanos", dice Anu Menon, analista política del Departamento sobre la Condición de las Mujeres de San Francisco.

La CEDAW en San Francisco

Una coalición de organizaciones de mujeres, incluyendo WILD for Human Rights (Instituto para el Liderazgo y el Desarrollo de las Mujeres) y Amnistía Internacional, trabajó junto a funcionarios y funcionarias gubernamentales para traer la CEDAW a San Francisco.

Desde 1998 hasta 2008, lanzaron una estrategia agresiva de análisis de género: un sistema para revisar el impacto de las actividades del gobierno sobre todos los géneros.

Cuando se trata de evaluar la discriminación, los datos son lo más importante. Lo primero que San Francisco tenía que hacer era juntar información sobre cómo las mujeres usaban los servicios municipales o cómo eran afectadas por ellos.

Los departamentos de la municipalidad recogieron datos sobre dotación de personal, asignación de presupuesto y servicios provistos. No solo rastrearon el número de mujeres que se veían afectadas, sino también su raza, su estado migratorio, condición parental, lengua, orientación sexual, discapacidad y edad.

La educación fue el paso siguiente. El personal gubernamental recibió capacitación sobre cómo evaluar los datos reunidos a través de las lentes del género y los derechos humanos. Descubrieron, por ejemplo, que las delincuentes juveniles eran la población que más crecía en los centros de detención. Muchas necesitaban asesoramiento por historias de abuso sexual, un servicio no ofrecido en un sistema creado para muchachos.

"El punto es que la mayoría de la gente no piensa mucho en el género. Cuando hacemos estos análisis, es una construcción de conciencia y conocimiento. La gente ve que las mujeres y las niñas tienen necesidades diferentes a las de los hombres y los niños", dice Ann Lehman, analista de políticas del Departamento sobre la Condición de las Mujeres de San Francisco.

Cambiando el rostro de la política de la ciudad

Armados con datos y conocimiento, los departamentos municipales participantes modificaron sus servicios para atender mejor las necesidades de mujeres y niñas. En muchos casos, sus soluciones también beneficiaron a hombres y niños. Por ejemplo:

  • Se implementaron horarios flexibles de trabajo en toda la ciudad, lo que permitía a aquellas personas con responsabilidades familiares trabajar para la municipalidad.
  • Se mejoraron los procesos de contratación para reclutar un número igualitario de mujeres, por ejemplo, en el Departamento de Ambiente.
  • Se aumentaron las luces estradales en áreas poco iluminadas para ayudar a que las mujeres se sintieran más seguras de noche y para combatir la violencia contra las mujeres en las calles de la ciudad.
  • La Comisión de Arte hizo un simple cambio en la coordinación de sus programas, lo que les permitió participar a muchas más mujeres artistas.

La CEDAW cambió la atmósfera de la política en San Francisco. No solo puso en primer plano la temática del género, también ayudó a equilibrar el número de hombres y mujeres en posiciones de liderazgo, incluyendo en algunos de los departamentos con más presupuesto de San Francisco.

"Cuando adoptamos la CEDAW, teníamos un gran número de mujeres en la dirección municipal. Ahora, tenemos mujeres al frente del departamento de bomberos, la policía y la autoridad portuaria. La presión de la presencia de la CEDAW hizo que esas voces fueran escuchadas", dice Lehman.

Atrayendo la atención de todos, menos del gobierno estadounidense

El modelo de San Francisco atrajo el interés mundial. Todos, desde empleados y empleadas del gobierno sueco hasta organizaciones indonesias de derechos humanos, están pidiendo consejo sobre análisis de género. Incluso el sector privado se hizo eco. En 2008, compañías de San Francisco se anotaron para llevar el análisis de género a sus prácticas de negocios.

El gobierno de los Estados Unidos, en cambio, le ha prestado muy poca atención. Las peticiones de San Francisco para que se apruebe la CEDAW a nivel federal no fueron atendidas.

Críticas de la CEDAW

Los países que ratificaron la CEDAW, no obstante, pueden preferir mantener su statu quo. Al adoptar la CEDAW, a cada país se le permite hacer reservas o provisiones especiales, lo que lleva a algunos a cuestionar la efectividad del tratado para crear un cambio real.

Por ejemplo, Argelia, que ratificó la CEDAW en 1996, hizo reservas para mantener intacto el Código de Familia Argelino, una ley que algunas activistas argelinas dicen que es discriminatoria.

Otras críticas dicen que la CEDAW fue escrita desde un punto de vista occidental que ubica las necesidades individuales por sobre las necesidades de la comunidad. Eso puede funcionar en San Francisco, por ejemplo, pero puede no ser apropiado para Jartum.

Las críticas también sostienen que la definición de discriminación que da el tratado es demasiado estrecha y no tiene en cuenta la discriminación de las mujeres basada en raza, orientación sexual, clase, habilidad u otros prejuicios; un tema que San Francisco trató de cubrir en su propia implementación de la CEDAW.

Éxitos mundiales de la CEDAW

Por otra parte, como evidencia de sus logros, quienes la apoyan señalan los cambios que se han dado en el mundo en los primeros 25 años de la CEDAW. Por ejemplo:

  • Sierra Leona estableció cupos de género del 50 por ciento en los comités municipales.
  • Vietnam otorgó a las mujeres derechos igualitarios a títulos de uso de la tierra.
  • Kenia trató el acoso sexual en el trabajo.
  • Honduras lanzó políticas para hacer que la capacitación agraria y los préstamos estén disponibles para las mujeres granjeras.
  • Austria enmendó las políticas para protección de la maternidad y licencia parental.
  • Camboya creó un ministerio de las mujeres.
  • Estonia tomó medias para detener el tráfico de mujeres y niñas.
  • Canadá creó un instituto para tratar las disparidades de salud a través de los géneros.

Parte de un movimiento mundial

Para las mujeres poner en práctica la CEDAW en San Francisco, ser parte de un movimiento mundial por los derechos humanos, ha sido inspirador, aunque hayan tenido que pasar por encima de su propio gobierno federal para hacerlo. Fueron invitadas a las conferencias de la ONU y a capacitaciones y conocieron a mujeres de todas América que están trabajando en la misma lucha por la igualdad de género.

"Siempre es muy inspirador reunirse con gente de otros países y ver qué están haciendo. Nos ayuda a seguir adelante -dice Lehman-, porque el trabajo es duro".





Comentarios


Iniciar sesión





RSS


Toma de acciones

¿Qué es la CEDAW?

¿Qué es la CEDAW?

Respuesta rápida: La Convención para la eliminación de todas las formas de discriminación contra las mujeres. Para una explicación más profunda de este crucial tratado de derechos humanos y consejos sobre cómo hacer que funcione para las mujeres de todo el mundo, baje la guía "CEDAW Made Easy" de la biblioteca de I Know Politics.